Tras su siembra en primavera y la recolección estival, es sometido a un meticuloso trabajo en el que los vecinos de la localidad segoviana intervienen de manera activa, ya que después de preparar las tierras y plantar la legumbre, miman la planta hasta conseguir una de las mejores judías de España.